Traducido por: Janet Reyes, MS, CCC-SLP

Artículo original en inglés

Introducción

El reflujo gastroesofágico ocurre cuando hay un flujo retrógrado de material gástrico hacia el esófago. Cuando el contenido del estómago pasa al esófago en exceso, puede haber daño tisular con posibles síntomas de acidez y regurgitación (Dent et al., 2001). Como médico que ha trabajado durante los últimos 17 años con pacientes con disfagia que tienen enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), tengo una apreciación y una comprensión únicas de esta afección, ya que es algo que tengo yo mismo y que debo afrontar a diario. .
Si no se trata, la ERGE puede provocar diversas afecciones en el esófago, incluido el esófago de Barrett, donde el tejido que recubre el esófago cambia y es reemplazado por tejido más parecido al que se encuentra en el revestimiento intestinal. El esófago de Barrett también puede colocar a algunos pacientes con ERGE en mayor riesgo de cáncer de esófago si no se trata (Drewes et al., 2011). En la práctica clínica de realizar deglución de bario modificado (MBS*) de forma regular, la presencia de reflujo en el esófago se puede ver en el momento en MBS. Se requiere que un médico proporcione el diagnóstico médico de ERGE.

ERGE y LPR

Un área que se ve comúnmente durante la evaluación endoscópica flexible de la deglución (FEES*en inglés) y también en los exámenes MBS en la práctica clínica es el reflujo laringofaríngeo (LPR en inglés). Esta condición es una de las manifestaciones extradigestivas de la ERGE y ocurre cuando hay un flujo retrógrado de contenido gástrico (ácido, pepsina) o contenido duodenal (sales biliares, enzimas pancreáticas) hacia la laringe y la faringe (Martinucci et al., 2013). ). La LPR es más típica del “reflujo” que puede resultar en una sensación de ardor en la garganta. Esto también requiere que un médico realice un diagnóstico médico.

Aunque la ERGE y la LPR se clasifican comúnmente como parte de un espectro dentro de una enfermedad con una etiología multifactorial, cada una tiene síntomas específicos, con una presentación clínica diferente y, por lo tanto, diferentes respuestas al tratamiento. LPR y ERGE son diferentes, ya que la mayoría de los pacientes que tienen LPR no presentan una queja primaria de acidez estomacal. Sin embargo, la acidez es el síntoma principal de la ERGE (Mosca et al., 2006). Los síntomas de LPR y ERGE varían con los eventos de LPR que generalmente ocurren durante el día y los síntomas de ERGE comúnmente ocurren más durante la noche. A menudo, los déficits con ERGE se asocian con deterioro del esfínter esofágico inferior. Por el contrario, los síntomas de LPR generalmente se asocian con deficiencias que involucran el esfínter esofágico superior.

Equipo multidisciplinario

Como miembro de un equipo multidisciplinario en un entorno de otorrinolaringología para pacientes ambulatorios, el manejo tanto de la LPR como de la ERGE comúnmente implica la participación del médico de atención primaria, el otorrinolaringólogo, el patólogo del habla, el lenguaje, el gastroenterólogo y, en ocasiones, el neumólogo si hay enfermedades pulmonares. síntomas relacionados con el reflujo. En este formato multidisciplinario, las pruebas diagnósticas que realiza el patólogo del habla y el lenguaje, ya sea FEES o MBS, se involucran como parte de una batería de exámenes, en el proceso de toma de decisiones para la atención del paciente por parte de los médicos, a la hora de gestionar reflujo.

En nuestra oficina de otorrinolaringología para pacientes ambulatorios, los pacientes se someten primero a una laringoscopia flexible con el otorrinolaringólogo. La laringoscopia flexible se realiza para evaluar cambios en la anatomía laríngea y faríngea relacionados con el reflujo: edema, eritema, masas y ulceraciones. Después de su examen, pueden derivar al patólogo del habla y el lenguaje para las su FEES en el consultorio para ayudar a determinar si hay un componente de disfagia faríngea en el reflujo y para determinar si hay un flujo retrógrado de material desde el esófago hacia la laringe y la faringe. Esto también puede implicar un MBS ambulatorio que debe realizar el patólogo del habla y el lenguaje, según los síntomas que esté informando el paciente. Por lo general, nuestros otorrinolaringólogos prefieren que los pacientes con LPR reciban FEES y que los pacientes con ERGE tengan un MBS.

Evaluación diagnóstica

Las pruebas sensoriales se pueden realizar con una evaluación endoscópica flexible de la deglución con pruebas sensoriales (FEESST en inglés). El examen FEESST lo puede realizar un patólogo del habla y el lenguaje. Algunos pacientes con LPR tienen un edema aumentado en el área del cartílago aritenoides y la anatomía circundante. Esta es parte de la anatomía más cercana al esfínter esofágico superior (EES), que es el punto de entrada para LPR. FEESST implica la prueba del pulso de aire justo antes del cartílago aritenoides a lo largo del pliegue aritenoepiglótico. Esta es un área de inervación de la rama interna del nervio laríngeo superior, el nervio sensorial del espacio supraglótico.
Si la lesión por ácido gástrico ha causado edema de la laringofaringe, la intensidad del pulso de aire FEESST necesario para desencadenar el reflejo aductor laríngeo (el reflejo protector de las vías respiratorias) puede ser mayor en pacientes con inflamación laríngea inducida por ácido (Aviv et al., 2000) . Los pacientes que luego reciben terapia médica para su reflujo pueden ser reevaluados después de 8 a 10 semanas para ayudar a establecer si las puntuaciones de las pruebas sensoriales pueden haber mejorado y también para visualizar la reducción del edema en la laringofaringe.

Durante FEES, el patólogo del habla y el lenguaje puede visualizar las secreciones y / o la ingesta de bolo de PO con flujo retrógrado a través del EES, desde el esófago hasta la laringofaringe. Luego, el patólogo del habla y el lenguaje puede informar al otorrinolaringólogo y recomendar un estudio para el reflujo. Cuando el contenido del estómago ingresa a la garganta, puede provocar un daño potencial en los tejidos. Los pacientes con LPR suelen tener síntomas de carraspeo, voz húmeda, tos frecuente, molestias en la garganta durante la deglución, cambios en la calidad vocal, sensación de globo y sensación de cuerpo extraño en la garganta.

Dependiendo de los hallazgos después del examen FEES o MBS, el reflujo se puede evaluar mientras se observa la fase esofágica de la deglución con bario si es necesario para evaluar la dismotilidad, estenosis, masas y reflujo durante un esofagrama realizado con un radiólogo. Mientras esto se hace radiográficamente, el otorrinolaringólogo puede evaluar el esófago endoscópicamente con esofagoscopia transnasal (TNE en inglés). Esto se usa a menudo para pacientes con LPR que tienen síntomas de reflujo y disfagia a pesar de usar medicamentos contra el reflujo. La TNE se realiza sin sedación (Chung et al., 2014). Cuando no se sospecha un componente de LPR, existe otro método de evaluación: la esofagogastroduodenoscopia (EGD). La manera es similar a la TNE, pero el paciente está sedado, se realiza a través de la boca con un endoscopio más ancho. Es una práctica ampliamente aceptada que la mayoría de las EGD sean realizadas por gastroenterólogos. Nuestra práctica de otorrinolaringología ha comenzado recientemente a realizar pruebas de sonda de ph. Este examen dura 24 horas y registra la cantidad de eventos de reflujo gástrico hacia el esófago y monitorea cuánto tiempo permanece el reflujo en el esófago. El paciente también registra sus síntomas de reflujo durante el período de 24 horas (Musser et al., 2011).

Conclusión

El papel del SLP en esta práctica de otorrinolaringología ambulatoria es fundamental en el diagnóstico de la enfermedad por reflujo gástrico. El equipo de otorrinolaringología considera que se debe realizar algún nivel de prueba instrumental objetiva mediante una patología del habla y el lenguaje que involucre la fase faríngea de la deglución. A través de la colaboración con los médicos, el paciente puede tener una evaluación completa en un formato de equipo, ya que a menudo con ERGE y LPR, se requiere más de un examen para capturar realmente los síntomas.

Por favor, busque referencias aquí en el artículo original

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here